UNA BODA EN LA PLAYA

¿Ha soñado alguna vez con celebrar tu boda en una playa?

El ruido de mar, de las olas de fondo, el viento fresco y salado, descalzos sintiendo la arena bajo los pies. Una boda de película en un entorno romántico y diferente del tradicional enlace ante un sacerdote o funcionario “bajo techo”.

En un país como España, con 8.000 kilómetros de costa con tan buen clima, es una idea muy, muy tentadora. En la orilla del mar suena a diversión tranquila, a una fiesta informal e inocente, casi de iniciación juvenil, sin grandes protocolos, sin solemnidades, algo natural y sencillo…

Boda en la playa¿Puedo Celebrar mi boda en una playa de España?

Lo necesario es acudir al ayuntamiento  al que pertenece la playa, pedir los permisos necesarios y pagar las correspondientes tasas. Es muy difícil que se concedan tanto para la ceremonia como para la posterior celebración, pues la Ley de Costas es bastante estricta en el uso privado del suelo público de las playas, en España existen muy poco lugares donde se conceda este permiso, un ejemplo donde si puedes es en Castelldefels (Barcelona), donde las tasas oscilan entre 1900€ a 3500€.

Si no consigues este permiso, en España disfrutamos de maravillosos hoteles y restaurantes  situados en primera línea de playa , con jardines, terrazas, vistas al mar y al horizonte, a escasos metros de la arena.

Un buen ejemplo de ello y un lugar fantástico donde organizar una boda frente al mar, es el Hotel Montiboli en Villa Joyosa, Alicante.

boda en la playa hotel montiboli

Las ventajas de celebrar tu boda cerca del mar.

Las ventajas de las bodas en la playa son muchas:

Un vestuario más informal. Tanto los novios como los invitados pueden usar ropa menos convencional y elegir atuendos elegantes pero bohemios, más frescos y livianos. Ir arreglados pero cómodos. El calzado ideal serían zapatos más mediterráneos y prácticos. Peinados y maquillajes menos sofisticados, un look más relajado.

Al estar fuera de la rutina de la ciudad, una se deja llevar más por el ambiente estival y de la playa. Además normalmente las bodas en la playa cuentan con bastantes menos invitados. Se logra una intimidad inusual, las personas se permiten relaciones más cálidas y amables entre sí.

La decoración juega un factor interesante. Abundarán los colores claros, una decoración de inspiración marinera, telas de tul y gasas, farolillos y muchas flores de temporada para crear un ambiente agradable y muy romántico a la vez que bohemio.

Otra ventaja fundamental es en las fotografías y montajes de video, paisajes idilicos.

La playa permite sacar más la personalidad interior y desinhibirse. Además el agua, la arena, el cielo sobre el mar, los atardeceres… dará mucho juego a la hora de realizar las fotografías.

Todo ello hace de las bodas en la playa, un enlace idílico. Diferente y especial.

MÀS NUEVO
Zapatos de novia para verano: tendencias y recomendaciones
Older
Black Wedding: una boda con personalidad y estilo

Deje su comentario

Carrito